La Torre del Homenaje y el Patio de Armas

Fortaleza militar del sXI, reconvertida a casa-palacio en el sXV, cuenta con cinco alturas, desde el foso a las torres, numerosos recovecos y entreplantas, y espacios singulares que respetan la construcción original.

Protagonistas indiscutibles

Euismod iaculis sollicitudin a

Taciti ad sagittis sapien dui fames est magna, at vivamus habitasse tincidunt vivamus cubilia nisi molestie, dapibus litora suscipit consequat lorem at.

Netus diam aenean ac

Fortaleza militar del siglo XI

La herencia defensiva del castillo y su posterior uso palaciego lo convierten en un edificio de gran singularidad

La combinación de los elementos defensivos y los nobles de la construcción otorgan al edificio una belleza majestuosa e imponente. Sus muros de hasta 5 metros de ancho, la impresionante torre del homenaje, tres torreones en las tres esquinas de levante, poniente y mediodía y un increíble foso de 15 metros de ancho, en el que hoy se encuentran los jardines y la piscina. Todo ello decorado con elementos y antigüedades de clara influencia árabe, que se manifestaba en el estilo mudéjar de sus sillerías, techumbres de madera, azulejerías, relieves, etc.

Orci risus tristique eleifend!

Mattis at tellus adipiscing enim nibh primis habitant, vehicula dapibus netus gravida velit lobortis, nunc porttitor quisque auctor malesuada ullamcorper.

Dolor rhoncus fusce!

Casa-palacio en el sXV

 

A principios del s.XV, las fortificaciones asumieron el papel de residencias habituales de la nobleza y realeza, ya que reunían en su interior todas las comodidades propias de un palacio, albergando impresionantes salas, comedores, chimeneas y habitaciones.

La Torre del Homenaje

Única en España

La disposición de la planta del castillo es poco habitual. Ocupa una superficie en planta de unos 3.000 m2, y tiene 4 torreones en cada uno de los vértices, orientados a los 4 puntos cardinales; uno de ellos, la Torre del Homenaje, orientada en diagonal, con 14 metros de lado, es un ejemplo único en España. Encontramos en esta Torre restos de lo que probablemente fuera la puerta principal de la fortificación y que, a través de un puente levadizo, salvaba el foso. Hoy, la torre constituye una de las estancias más lujosas del Hotel: la gran suite imperial.

 

 

El Patio de Armas: la joya de la corona

El castillo se estructura en torno a un patio central gótico-renacentista con esbeltas galerías, que constituye el corazón y el alma del Castillo del Buen Amor. Se accede a él mediante un paso de piedra con arco gótico de enormes dovelas y se distribuye en dos plantas de gran calidad ornamental. Impresiona su nivel de detalle, la minuciosa talla de sus relieves del piedra, donde convive el misticismo de los animales fantásticos, guerreros, decoración vegetal, gárgolas... con el gran escudo señorial de Fonseca, presidiendo el patio. El arte que predomina en la decoración deriva de los estilos arquitectónicos y ornamentales propios del mudéjar y gótico hispano flamenco, si bien la influencia italiana se puede apreciar en algunos detalles del patio, como en el friso de angelitos y relieves vegetales que decora la cornisa del patio, atribuido a Juan de Álava, añadido en los albores del siglo XVI, que otorga al patio un toque romántico y místico. 

Casa-palacio en el sXV

 

A principios del s.XV, las fortificaciones asumieron el papel de residencias habituales de la nobleza y realeza, ya que reunían en su interior todas las comodidades propias de un palacio, albergando impresionantes salas, comedores, chimeneas y habitaciones.

La Torre del Homenaje

Única en España

La disposición de la planta del castillo es poco habitual. Ocupa una superficie en planta de unos 3.000 m2, y tiene 4 torreones en cada uno de los vértices, orientados a los 4 puntos cardinales; uno de ellos, la Torre del Homenaje, orientada en diagonal, con 14 metros de lado, es un ejemplo único en España. Encontramos en esta Torre restos de lo que probablemente fuera la puerta principal de la fortificación y que, a través de un puente levadizo, salvaba el foso. Hoy, la torre constituye una de las estancias más lujosas del Hotel: la gran suite imperial.

 

 


El Patio de Armas: la joya de la corona

El castillo se estructura en torno a un patio central gótico-renacentista con esbeltas galerías, que constituye el corazón y el alma del Castillo del Buen Amor. Se accede a él mediante un paso de piedra con arco gótico de enormes dovelas y se distribuye en dos plantas de gran calidad ornamental. Impresiona su nivel de detalle, la minuciosa talla de sus relieves del piedra, donde convive el misticismo de los animales fantásticos, guerreros, decoración vegetal, gárgolas... con el gran escudo señorial de Fonseca, presidiendo el patio. El arte que predomina en la decoración deriva de los estilos arquitectónicos y ornamentales propios del mudéjar y gótico hispano flamenco, si bien la influencia italiana se puede apreciar en algunos detalles del patio, como en el friso de angelitos y relieves vegetales que decora la cornisa del patio, atribuido a Juan de Álava, añadido en los albores del siglo XVI, que otorga al patio un toque romántico y místico. 

Rutrum condimentum id nec nibh

Blandit et sodales posuere adipiscing maecenas imperdiet mollis, placerat senectus facilisis fusce est mauris, auctor netus nostra etiam semper interdum.

Himenaeos aliquam ut